Cómo elegir una tarjeta gráfica adecuada a tu uso

Siempre que pensamos en un ordenador de gama alta sabemos que gran parte de su presupuesto ha ido dedicado a un elemento clave para cualquier usuario que se precie, la tarjeta gráfica. Las tarjetas gráficas pueden llegar a tener un valor muy superior al de cualquier otro componente del PC en función de la gama en la que nos centremos, por lo que su elección debe ser una de las más delicadas y que más debemos meditar antes de adquirir.

A continuación, veremos las pautas a tener en cuenta a la hora de comprar una tarjeta gráfica en función de nuestro presupuesto y el uso que vayamos a dar al PC.

Una tarjeta gráfica adecuada a tus necesidades

 

 

Obviando a los gráficos integrados que nos brindan las CPUs y que en las últimas tres generaciones de procesadores pueden cumplir con un uso ofimático y multimedia sobradamente, dividiremos las tarjetas gráficas en cuatro gamas diferenciadas.

  • Gama de entrada

 

Por menos de 100€ encontramos soluciones dirigidas a cubrir el espacio entre los gráficos integrados y las tarjetas gráficas que comienzan a enfocarse en el panorama “gaming”, edición multimedia o la necesidad de manejar varios monitores simultáneamente sin unas exigencias muy altas.

En esta gama únicamente deberemos centrarnos en caso de que queramos actualizar un ordenador antiguo en el que una tarjeta de mayor potencia se vería limitada o nuestro uso de la misma vaya a ser escaso, primando la ofimática, navegación y multimedia por encima de los juegos o la edición.

Como ejemplos en esta gama podemos encontrar la serie GT de NVIDIA, enfocada a la multimedia o los juegos básicos como las 730 o 740, de los
cuales existen modelos GDDR3 y GDDR5, siendo los primeros totalmente desaconsejados ya que se tratan de sistemas obsoletos. Por parte de AMD, los modelos R7 240 y 250 tienen características similares, sin embargo, quien reina en esta gama es el modelo RX 460, también de AMD, en sus versiones más básicas, con 2Gb de memoria GDDR5 y un desempeño muy superior a cualquier otro modelo de este rango de precios, encontrándose en el límite de los 100€ y colocándose por ello en la gama baja de precios, pero con un rendimiento a la altura de la gama media y con el añadido de no necesitar alimentación externa, al contrario de todos los modelos de las siguientes gamas que veremos, los cuales requieren de alimentación directa desde la fuente de alimentación a través de un conector de 4, 6 u 8 pines.

  • Gama media

 

Con la gama media comienza la cuesta arriba de precios, ya que podemos encontrar modelos desde los 150€ hasta los 250€, constituyendo la gama más amplia y en la que se suelen centrar la mayor parte de usuarios debido a la versatilidad de estas tarjetas.

Uno de los problemas de la gama media es la gran cantidad de modelos que podemos encontrar en un rango similar de precios, pero con un rendimiento o especificaciones bastante dispar, siendo la gama en la que se encuentran modelos de generaciones antiguas a la altura de otros más nuevos.

Continuamos hablando de la GPU de AMD, la RX 460 ahora en sus modelos “custom” de mejor calidad, es decir, modificados por diferentes fabricantes o ensambladoras con el fin de mejorar su rendimiento a través del overclock y de la ventilación. Anteriormente hablamos del modelo de 2Gb, sin embargo, ahora podemos encontrar su versión de 4Gb en torno a los 140€, acompañada por los modelos más antiguos como las AMD R7 370 y NVIDIA GTX 750 y 750 Ti, todas ellas pensadas para un uso de juegos a nivel medio.

Como tarjetas más destacadas de esta gama, tenemos a las RX 470 de AMD y a las NVIDIA GTX 1050 Ti, ambas con un rendimiento muy bueno en calidades 1080p y 60fps en cuanto a gaming se refiere y un precio que ronda los 200€, pudiendo variar según el ensamblador. En este caso, la tarjeta de AMD destaca sobremanera con vistas a futuro dada su optimización en DirectX 12, sobrepasando a la tarjeta de NVIDIA en cerca de 20fps en los juegos basados en esta tecnología y situándose cerca de su rival justamente superior, la NVIDIA GTX 1060 (Únicamente en esa situación). En cuanto a modelos de generaciones pasadas, la NVIDIA GTX 960 se encuentra a un precio similar, en torno a los 200€, y nos puede ofrecer un rendimiento mayor a la 1050 Ti, dejando a esta última un paso atrás respecto a AMD y siendo la opción menos recomendada en este rango de precio.

Aumentando el presupuesto hasta los 250€ aproximadamente, nos encontramos con el techo de la gama media y los máximos exponentes en el gaming a resoluciones FullHD a 60 cuadros por segundo, las tarjetas NVIDIA GTX 1060 y la AMD RX 480. En esta batalla nos encontramos con una AMD potente, pero con no mucha diferencia respecto a su hermana menor, la 470, sin embargo, el salto de calidad de NVIDIA es mucho mayor respecto a la 1050 Ti, encontrándonos con una tarjeta cuyo desempeño no decepciona y nos permitirá mover cualquier tipo de juego en FullHD e incluso resoluciones 2K sin mayor problema, destacando en ambas su compatibilidad con la cada vez más cercana Realidad Virtual.

Estas tarjetas las podemos encontrar con memorias de 3 y 6Gb en el caso de NVIDIA y de 4 y 8Gb en caso de AMD, situándose la última ligeramente por encima con esos 2Gb extra de memoria de vídeo que pueden marcar la diferencia en mayores resoluciones.

  • Gama alta

 

Llegados al tope de gama para usuarios medios y avanzados, nos encontramos un paraje en el que AMD no ha asomado la cabeza, dejando a NVIDIA el monopolio de las tarjetas gráficas de muy alto rendimiento y destinadas a mayores resoluciones así como a la Realidad Virtual, posicionándose en este mercado la NVIDIA GTX 1070 por encima de la barrera de los 300€ y haciendo compañía a los modelos extremos de las GTX 1060 y RX 480 de mayor memoria, overclock y mejor refrigeración de la mano de las diferentes ensambladoras.

En lo respectivo a tarjetas de generaciones pasadas, la GTX 970 se encuentra en una posición similar, siendo una excelente elección y, en muchos casos, pudiéndose encontrar más económica que sus modelos de generaciones modernas, ofreciendo un rendimiento similar y con una vida útil aún muy larga.

  • Gama élite

Como es de esperar, esta gama está copada igualmente por NVIDIA y sus tarjetas tanto de la nueva generación como de la anterior, abarcando el rango de precios más amplio del catálogo, desde los 400€ hasta cerca de los 1000€, situándose en el extremo inferior los modelos más ambiciosos de la GTX 1060 y 1070 y copando el catálogo la NVIDIA TITAN X, siendo el
exponente gaming de la actualidad y centrándose en el mercado de las resoluciones 4K, la Realidad Virtual y la creación de contenidos en su nivel más exigente, destacando sus 12Gb de memoria GDDR5. Acompañándola un escalón por debajo podemos encontrar otro modelo de NVIDIA, la GTX 1080 que destaca por su tecnología GDDR5X, superior a la GDDR5, con 8Gb.

En esta gama no apta para todos los bolsillos también podemos encontrar modelos de anteriores generaciones que aún sacan pecho, posicionándose muy por encima de la gama alta en cuanto a precio y desempeño como pueden ser los modelos R9 de AMD en torno a los 500€ o la NVIDIA GTX 980 cercana a los 700€, ambas topes de gama de las anteriores generaciones y muy capaces en la actualidad.

 

 

 

Conclusiones:

Una vez expuestas todas las opciones del mercado y visto el presupuesto, se deben tener en cuenta diversos factores a la hora de tomar la decisión definitiva, empezando por considerar el uso que se va a dar al ordenador y si merece la pena el desembolso de una cantidad mayor a cambio de rendimiento gráfico, siendo la pantalla o pantallas a las que vamos a conectar nuestro ordenador uno de los puntos determinantes, ya que en la mayor parte de gráficas podremos aprovechar la tecnología DisplayPort en lugar del clásico HDMI, pero solo en monitores compatibles con dicha conexión cuyo precio es considerablemente mayor. También en lo referente a pantallas, la resolución que queramos emplear puede hacernos ahorrar una gran cantidad de dinero, pudiendo mantenernos en la gama media con el máximo rendimiento a resoluciones FullHD y solo siendo necesario el paso a un desembolso mayor de 300€ si requerimos o disponemos de un monitor a resolución 2K o 4k.

También se debe tener en mente la ventilación de la propia GPU y de la caja de nuestro ordenador, siendo los modelos de refrigeración por turbina recomendados únicamente para cajas de pequeño tamaño o con una refrigeración muy fresca, ya que estos modelos por lo general se calientan más por ser un tipo de ventilación menos eficientes aunque con la ventaja de que expulsan el aire caliente de la caja al exterior, cosa que no hacen los modelos con la refrigeración de ventilador, los cuales dependen del flujo de aire interno de la caja para extraer el calor de la misma hacia el exterior.

En los modelos más caros de algunas tarjetas nos podemos encontrar refrigeración líquida, siendo este tipo de refrigeración la más efectiva de todas.


¿Has decidido qué tarjeta es la más adecuada para ti?¿Exprimes al máximo tu ordenador con juegos o prefieres consumir contenido multimedia?


 

Deja un comentario